Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

jueves, 7 de enero de 2016

La ceremonia 儀式 ( The Ceremony) - Nagisa Oshima 大島 渚 (Oshima Nagisa)


A una republicana como yo, también los reyes de oriente vienen a verla, he sido buena y me han traído mucho cine y mucha literatura. El día después me decido hablar de una película de Nagisa Oshima, no por nada especial, solo porque hay que recordar las buenas obras. El año 2013 hubo una maravillosa retrospectiva de su obra en el festival de San Sebastián (de la que me hice eco en la entrada El ahorcamiento), además, la presentación de un libro con el título del nombre del director.Si os interesa Oshima, no dudéis en comprar el libro, es algo grande, pesa, pero recompensa. Si bien, no es una biografía al uso. Varios autores escriben de Nagisa Oshima y de lo que les da la gana, así que algún que otro comentario se repite, pero da mucha información no solo de sus películas, también de sus relaciones con otros directores, con la industria del cine, japonesa y occidental, así como, su pensamiento de izquierdas, y la crítica social que impregnó su obra.

La ceremonia 儀式 (Gishiki), The Ceremony, fue estrenada en 1971. Está ambientada en los años siguientes a la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Nos cuenta la historia de un clan familiar por medio de flashback. Un joven, Masuo, y su prima, Ritsuko, se dirigen a la isla de donde partieron hace unos años. Durante su vuelta recuerdan los años que allí pasaron. El clan familiar Sakurada está dominado a modo de feudo por su abuelo Kazuomi. Éste da órdenes y nadie osará a discutirlas. La familia es algo así como un ecosistema y en determinados momentos te comienzas a preguntar si este u otro personaje es hija, nieta o criada. Los casos de incesto se explican en la necesidad de mantener la familia unida, sin la presencia de foráneos que terminen con ella.

El título no hace referencia a una ceremonia en concreto, porque son varios los funerales, tres, y dos bodas. Sin embargo, quedará en la historia del cine, la ceremonia que se celebra con motivo de la boda de Masuo. La novia le abandona, huye, la excusa es su "apéndice", cuando se encuentre mejor volverá, así que el jefe del clan Sakurada Kazuomi, ordena que la boda se celebre como si estuviese la novia; durante la ceremonia se referirán a ella como una buena joven japonesa, dejando patente la superioridad de los japoneses frente a todo lo extranjero. Además, de toda la parafernalia en el propio rito del casamiento, también el absurdo continúa en el banquete. La novia se va a retirar para cambiarse de vestido (como manda la tradición, aplausos), una mujer hace el ademán de acompañarla; la novia vuelve, que venga el marido, el pobre Masuo tiene que salir de la sala del banquete para ir a buscarla para que se siente de nuevo en su lugar, aplausos.

Si el tiempo se ha portado bien o no con el cine de Oshima, cada cual tendrá su opinión. Pero todos los temas que trata, sexo, política, muertes, racismo, están  en plena vigencia.

En el reparto, entre otros, tenemos a Kei Sato, (佐藤 慶) y a Nobuko Otawa (乙羽 信子), auténticas musas, sobre todo, ésta última del gran Kaneto Shindo, 新藤 兼人. Que la disfrutamos, entre otras (solo menciono las películas que tengo en el blog), La isla desnuda, Los niños de Hiroshima, y Humano. En cuanto a Kei Sato, además de disfrutarlo en muchas de las películas de Shindo y de Oshima, no me resisto a mencionar que participó en el año 1981 en la pinku eiga, Daydream (白日夢 Hakujitsumu), una nueva versión de la que había hecho su director Tetsuji Takechi, 武智 鉄二, en 1964. La actriz que le acompaña es Kyoko Aizome (愛染 恭子),  se convirtió con esta película en la primera actriz japonesa porno hard-core. Ella reconoció después, haber realizado el acto sexual ante las cámaras, con esta declaración supongo que en Japón ardió Troya. En el país del sol naciente está prohibido mostrar los órganos sexuales, así que hay un trabajo de edición posterior para que no se muestren en pantalla. De todas formas, creo que hay por ahí una versión sin censura.

Espero que a Nagisa Oshima (os recuerdo que falleció el 15 de enero de 2013 a la edad de 80 años) no le pareciera mal que hablara de esta película porno en una entrada de una de sus mejores películas, lo cual no es fácil de contestar. Tengo que volver a ver su documental de 100 años de cine japonés, porque cuando lo vi por primera vez quedé preguntándome de qué siglo y país hablaba este hombre, esperaba que hablase de los que yo considero (y el mundo) grandes directores japoneses, y él ni los menciona de pasada. Sea como sea, seguiré hablando de su cine.

Feliz año nuevo!. 明けましておめでとうございます! (akemashite omedetou gozaimasu!)  Happy New Year!.

Reparto:

Nobuko Otowa, 乙羽 信子, Sakurada Shizu 
Kenzo Kawarasaki, 河原崎建三, Masuo 
Kei Sato, 佐藤 慶, Kazuomi, 
Atsuko Kaku, Ritsuko 
Atsuo Nakamura, 中村 敦夫, Terumichi 
Akiko Koyama, Setsuko 
Fumio Watanabe, 渡辺文雄, Susumu 
Kiyoshi Tsuchiya, Tadashi 
Hosei Komatsu, Sakurada Isamu 
Eitaro Ozawa, 小沢 栄太郎, Tachibana Takeyo


video
Nagisa Oshima

6 comentarios:

Juan María Gómez Márquez dijo...

Por curiosidad ¿De quién es la banda sonora? ¡Feliz año nuevo!

Bara 薔薇 dijo...

Vaya fallo por mi parte Juan, la música es de toda una institución, es de Toru Takemitsu, te doy un enlace con todas sus obras, https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_compositions_by_Toru_Takemitsu,
Feliz año

Juan María Gómez Márquez dijo...

Pues no me sorprende nada, porque lo poco que se escucha me ha llamado muchísimo la atención. Otra razón más para ver la película.

Bara 薔薇 dijo...

Mira este enlace, hasta que encuentres algo con mejor calidad, te puede servir youtube, https://www.youtube.com/watch?v=-VERrnsEWqc para oir la música

Anónimo dijo...

He llegado aquí buscando una explicación sobre la película, porque no sé si la entendí bien.

Quien no la haya visto, que no lea lo siguiente, porque doy detalles de la trama.

Yo pensaba que, en el fondo, Oshima estaba poniendo verdes a los japoneses de aquella época. El padre de Masuo piensa que, en un futuro próximo, los comunistas degradarán Japón y, por ello, le encomienda a su hijo que luche contra ellos; pero esto es un sarcasmo, porque lo que ve el espectador es que: uno, el comunismo no triunfa, sino que los comunistas son minoría y, además, sufren represalias ―es el caso de Tadashi―; y dos, el Japón de la guerra ya era un país corrupto y abominable. Este Japón está representado por la familia Sakurada: las relaciones incestuosas son en todas las culturas símbolo de la corrupción moral. Además, hay una especie de maldición en la familia, que se insinúa desde el principio: Masuo se agacha y acerca la oreja a la tierra. Es un símbolo de las muertes que acontecen en toda la película: el suicidio de la tía de Masuo, que no se esclarece del todo, porque Oshima insinúa que pudo haber sido asesinada; el más que probable asesinato de Tadashi; el suicidio de Terumichi ―tengo grabada la imagen de su cuerpo que yace decúbito prono― y el suicidio de Ritsuko después de ver el cadáver del último. A Masuo también le tocará morir pronto y en circunstancias abominables, parece decirnos Oshima. Es algo así como si la influencia del viejo Japón degradase a algunos de sus ciudadanos por ser un país abominable. Terumichi revela que el abuelo practicó la tortura; es la absoluta degradación moral en todas sus formas.

Pero la idea de evitar la influencia foránea, es decir, la idea de una familia endogámica y, por ello, racista, también tiene mucho sentido. Todos los nacionalismos se caracterizan por un indisimulado racismo que se expresa en la absurda convicción de que los nacionales de otros países son más sucios, o más ineptos o menos trabajadores. Supongo que esto a Oshima lo pondría enfermo.

Me ha hecho gracia eso de que a pesar de ser republicana los reyes magos te visitan. Yo también recibo su visita a pesar de ser republicano, y siempre me traen lo mismo que a ti: libros y películas. Desde luego, sería un poco raro ver a tres presidentes de la república dejar los regalos al lado del árbol... XDDDDD

Enhorabuena por el blog. Un saludo.

Marcos

Bara 薔薇 dijo...

Hola Marcos,

Muchas gracias por un comentario tan acertado y extenso. Oshima era uno de los grandes directores que no tenían el fervor de la industria cinematográfica de su país, le dio la espalda por reflejar en sus películas una crítica social que no fue entendida o no querían verse reflejados en la gran pantalla.

Sobre el blog, lo tengo un poco abandonado, se me va el día, no paro en casa y así es un poco difícil escribir entradas "decentes".

Muchas gracias Marcos por dedicarme tu tiempo, espero que coincidamos de nuevo,

Matta ne!!!

Bara